lunes, 10 de noviembre de 2008

Damas y Caballeros, con ustedes: La Idiotez

Copy-pasteo de El Pais en su edición digital:

Expulsados tres menores por supuesta agresión sexual a dos chicas en un instituto de Jaén


Vaya por Dios. Hasta aquí, la cosa es grave.

La Delegación de Educación de Jaén ha anunciado esta mañana la expulsión de tres alumnos, de entre 13 y 14 años


Entre 13 y 14 años. Aquí la cosa no solo parece grave (aun sin saber que tipo de agresión sexual se ha realizado, aunque una agresión es una agresión, sobre todo de ese caracter), sino que te echas las manos a la cabeza.

¿Que cojones pasa? ¿Que cereales desayunan los chavales de hoy en día? ¿Son los nuevos dibujos animados? ¿Acaso sus padres los dejan solos en casa viendo el multicine de Antena 3?

¿Como es posible que ocurran estas cosas?

Pero en el fondo, sabes que los culpables estarán castigados, y leo:

Dos de los alumnos han sido expulsados por un periodo de un mes y un tercero, durante tres semanas

Genial, me parece genial. Los subnormales (porque no hay otra palabra para definirlos) que han provocado este "incidente" no pueden ser alumnos corrientes. Es decir, para llegar hasta el punto de una "agresión sexual" tienes que tener un expediente de aquí a mañana, no se te van a cruzar los cables un día... y ale, al sarao... Y por ello van a darles un mes de vacaciones, si, de vacaciones, porque para ellos no hay nada mejor que no tener que ir a clase... Y luego tenemos a las chavalas de 12 años, que, dependiendo de la gravedad de la agresión, en principio no se sentirán cómodas en clase, de segundas tendrán que soportar que se comente lo sucedido durante meses y por último, y en caso grave, acudirán a un psicologo.

De puta madre, oigan, de puta madre. Aun encima como razón exponen que fueron expulsados "por una conducta gravemente perjudicial para la convivencia". ¿Gravemente perjudicial?

Un alumno (como una puta cabra, y ademas merecidamente) de mi instituto fué expulsado por manchar de semen (si, cagate lorito) la cara de una compañera. Me ahorraré los detalles, pero tardaron un abrir y cerrar de ojos en expulsarlo PARA SIEMPRE del centro (Y bien merecido, me sentí tranquilo de estar en ese instituto).

Y a los violadores del mañana les damos vacaciones...

9 comentarios:

Jorge dijo...

Yo creo que la culpa es de los padres. Hoy en día se les da mucha libertad a los hijos y no se les inculca el respeto por los demás.
No es que hayan pasado muchos años desde que yo soy niño, pero en mi época si hacía algo malo me llevaba un tortazo.

El caso no es dar una hostia a tu hijo, pero sí hay que enseñarle lo que es respetar a los demás.
Es como cuando un profesor le riñe a un chaval. El niño se chiva y los padres le dan la razón a él, en lugar de al profesor. Hay casos en los que ha de ser así, pero generalmente no puedes hacerle ver a un niño que puede salirse siempre con la suya cuando no tiene razón.

Con esto y con la moda de darle a los hijos todo lo que piden nos está saliendo una sociedad de gilipollas impresionante. No me sorprende que pasen cosas así, pero sí me da miedo.

Minombre dijo...

Para algo existen los "centros de menores", no? Por supuesto que me parece bien que los expulsen, pero como tú dices, definitivamente.
Y no creo que las niñas se queden en ese colegio, las cambiarán.
Lo que me impresiona es la edad de los chavales, son un poco jóvenes para andar ya haciendo eso.
No creo que la culpa sea del Multicine de Antena 3, sino de la educación o falta de educación de los padres. Cierto que estamos en crisis y mucha gente necesita los dos sueldos (lo que implica no estar en casa mucho más de lo necesario), pero tener un hijo es necesariamente preocuparte por él. Y prestarle atención es parte de ello. No creo que la educación sea cosa "de los colegios", como dicen muchos. Una cosa es la "educación cultural" y otra la "educación moral", que viene de casa.

(no soy Marsans 0.0)

Ukio sensei dijo...

Ains, Jorge y Teo... Porque me tenéis a mi para las "hostias a tiempo", que sinó...


De todos modos, el hecho de que el instituto los expulse ese tiempo, cosa que muy probablemente les cueste repetir el curso (si los expulsasen, posiblemente los padres recurrirían, y todos sabemos como acaba eso:

- Joder! En mis tiempos le levantábamos la falda a las chavalitas y no era para tanto! Nos daban dos hostias y fuera!
- Bueno, en ese caso, se las da usted al niño, o se las doy yo?
- Eh! Como toque a mi hijo, le parto la cara y lo denuncio!)

De todos modos, esa expulsión, aparte de servir para ahorrarse un pollo con los respectivos padres (que en tu instituto era vérselas con unos padres, pero aquí son tres padres, es decir, seis personas organizando un pollo conjunto).
Y tampoco cierra la posibilidad de que las niñas o sus familias denuncien a la policía la agresión.


Si es que... Un poco de amplitud de miras, jóvenes padawanes.

Roberto, Teodrak dijo...

Hay que tener cojones y ser muy idiota para protestar una expulsión asi, no me jodas. La vergüenza existe, y dudo mucho que sus padres no la tengan.

Peor aun (y si es cierto lo que dices) es que se adopte esa medida por dichas razones, o se pega un tajo, o mal vamos.

Ukio sensei dijo...

Puedes verlo como quieras, pero vivimos en un mundo en el que no sería la primera vez que un padre agrede al profesor por haber suspendido, castigado o hecho algo a su hijo, que me apuesto lo que sea a que el maldito cabroncete se lo merecía con creces.

El problema del siglo XXI es la sobreprotección. Por eso pasa lo que pasa, y te encuentras a gente de veintipico viviendo de los padres sin hacer absolutamente nada.

picomike dijo...

Los padres de ahora tienen la idea de que criar bien a un hijo es protegerlo de todo factor externo que pueda ser mínimamente perjudicial para el chaval. Y ahí está el error, lo que sale son niños inútiles, estúpidos, engreídos y con carta blanca para hacer lo que les plazca, ya que siempre estarán sus padres detrás para que si se tropieza caiga blandito.

Los niños de hoy no tienen miedo ni respeto a nada, aparte de que lo que les rodea (internet, videojuegos, televisión) les educa en la creencia de que han de aprovechar la juventud -es decir, salir mucho, emborracharse, follar, drogarse-, eso es bueno y si algún niño quiere estudiar es un pringao y está desperdiciando su juventud.

El niño requiere en primer lugar de la atención de los padres, y eso es lo que no tiene. Gastan su tiempo en que el profesor no le regañe "injustamente" en clase e ignoran que el mayor problema de su hijo está en su propia casa y en la escasez de valores que les inculcan.

Así van las cosas. Mi madre es maestra. Hace unos años dedicaba su tiempo en clase a enseñar. Ahora lo dedica a intentar que se callen. Vienen en estado salvaje y así el efecto de la escuela es nulo. Una auténtica pena. O algo más que eso.

Lanselor dijo...

He estado muchos años en un consejo escolar he visto las cosas desde dentro. Y lamentablemente, para esta sociedad, ukio tiene razón.

Eso es "Burocraticamente" correcto. Los expulsan, se ha castigado por tal crimen a los niños. Se escuda en "son niños". Pero, efectivamente estas actitudes probablemente acaben formando a los Bioladores del mañana.(Ukio, entenderá la coña de Biolador con B xDD).

No se puede expulsar completamente a un niño de un instituto (Y menos a tres)a no ser que sean faltas extremadamente graves por que eso entorpece la escolaridad dela alumno. (Vamos que cambiar de instituto a medio curso, es jodido).

Además, de que probablemente las cosas no fueran ni de lejos tan grabes como las pintan. Pero hoy en día los niños se quejan de todo. Es como la violencia en las aulas, antes también la habia pero no estabamos sobreprotegidos. Y si nos zurraban, las devolviamos.

Roberto, Teodrak dijo...

Y lo de "grabe" también lo entiende Ukio? xDD

Ukio sensei dijo...

Es lamentable para el mundo cuando yo tengo razón!! Tengo unos poderes que utilizar para desatar catástrofes, eh?

Pues bien:

Obama es en realidad un robot controlado por Hallyburton!

Como tenga razón, os vais a cagar. XDDD


Ahora en serio: Seguro que hay gente que va a clase y aprende algo, o aunque sea lo hace por su cuenta, gracias a los libros de texto y a chapar por su cuenta para el examen porque los "compis" estaban demasiado ocupados gritando como para hacer uso de la evolución más allá de los pulgares oponibles y dejar atender.

En fin... No hay nada como segundo de carrera y la maravillosa criba de gilipollas que implica.